El danés Jonas Vingegaard (Jumbo) que tiene sentenciado a su favor el Tour de Francia desde el miércoles, afirmó este jueves, tras la decimoctava etapa de la Grande Boucle, una jornada llana de transición, que solo cantará victoria tras el final de la prueba, el domingo en París.

Vingegaard, líder de la carrera, mantuvo los 7 minutos y 35 segundos sobre el segundo clasificado, el esloveno Tadej Pogacar (UAE), tras una decimoctava etapa ganada por su compatriota danés Kasper Asgreen (Soudal), tras una larga escapada.
(Jonas Vingegaard explota y responde a duras acusaciones de dopaje)(Nairo Quintana, de frente: su presente y correr en Colombia, sin tapujos)

Con toda

«Fue una jornada no demasiado estresante pero rápida. No diría que fue una jornada fácil, pero los equipos de los esprinters intentaron ir a buscar la victoria, sin suerte, ya que no pudieron alcanzar a los escapados», dijo Vingegaard.

El danés se refirió a la lucha deportiva que ha tenido con el esloveno Tadej Pogacar, segundo en la general. 

«Pogacar no abandona nunca, va a intentar algo, estoy convencido. Tengo que estar preparado. Todavía quedan por delante etapas muy peligrosas», señaló el líder del Tour,  que va camino de conseguir su segundo Tour consecutivo.

Foto:

Marco Bertorello. AFP


«He luchado contra él todo el Tour.
Teníamos un plan y ha funcionado bien. No es bonito para Tadje perder de esta manera, pero nosotros miramos nuestra carrera, estoy contento de tener el maillot amarillo un día más», aseguró.

Vingegaard aprovechó para lanzar un dardo a su rival, del que dijo que «puede que haya hecho esfuerzos que le han hecho vulnerable, a veces se dejan energías en esfuerzos inútiles».

(Shakira y Gerard Piqué: Clara Chía, el punto del acuerdo con el que sigue incómoda)