Está convencido de que «más pronto que tarde» su antecesor en la presidencia de la Xunta y ahora líder del PP nacional, Alberto Núñez Feijóo, será presidente del Gobierno. Pese a la fracasa investidura de su jefe de filas, algo que ya era «previsible», el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, no tiene «ninguna duda» de que Feijóo pronto llegará a La Moncloa.

Esta es una de las valoraciones que ha hecho esteviernes el presidente de la Xunta en una atención a los medios minutos antes de asistir a la mesa redonda del Foro La Toja-Vínculo Atlántico, que se celebra en la isla de A Toxa, en O Grove (Pontevedra). En la jornada han participado los expresidentes de España y Chile, Mariano Rajoy y Sebastián Piñera, respectivamente.

Preguntado si, precisamente, como hizo Rajoy —que acabaría consiguiendo gobernar al tercer intento—, Feijóo debe quedarse a liderar la oposición en el Congreso de los Diputados y volver a intentarlo en otras elecciones, Alfonso Rueda lo tiene claro, según recogió Europa Press: «No me cabe ninguna duda de que todo el partido, y hablo en nombre del PP de Galicia, muchos españoles salen con esa idea de que hay un candidato potente que no tardará mucho en ser presidente del Gobierno de España«.

Para el mandatario autonómico, de ninguna manera puede considerarse el intento de investidura de Feijóo un fracaso, pues su resultado era el «previsible» dada la aritmética parlamentaria. Muy al contrario, Rueda hace una «valoración francamente positiva» del debate en el Congreso, porque permitió que «muchos españoles conozcan todavía mejor a Feijóo«, un »gran parlamentario« que tiene un »programa de Gobierno« con el que a Galicia «le iría francamente bien».

Flores para Feijóo y dardos para el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y, otra vez también para los independentistas catalanes, especialmente hacia el expresidente de la Generalitat fugado, Carlos Puigdemont. Porque el presidente de la Xunta ve al secretario general del PSOE «dispuesto a pactar un precio que no compensa nada» con Junts y ERC.

Pese a ello, Rueda rechaza de plano la posibilidad sugerida por la expresidenta popular de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre de que el PP se abstenga en una investidura de Sánchez para evitar que los socialistas gobiernen con «comunistas, independentistas y filoterroristas» —palabras de Aguirre—. «Aguirre es una militante más del PP, su opinión hay que respetarla, pero yo desde luego no la comparto«, zanjó el presidente gallego.

Y sobre los pactos de Sánchez con el secesionismo catalán, Rueda insistió en que «facilitar la vuelta a España a un prófugo de la justicia», un referéndum y la petición de 450.000 millones de euros —el total de la deuda del Estado con Cataluña, según Junts— son condiciones «inadmisibles», pero cree que Sánchez las aceptará.