(CNN Español) — El obispo nicaragüense Rolando Álvarez fue trasladado de vuelta a prisión luego de negarse a ser «desterrado» del país, dijo a CNN este miércoles una fuente con conocimiento del caso.

Álvarez había sido trasladado desde la cárcel La Modelo a un edificio de la Conferencia Episcopal bajo custodia policial, mientras se definía si salía del país, dijo la misma fuente a CNN más temprano.

CNN se contactó con la oficina de prensa de la Santa Sede, que respondió: «En cuanto tengamos información, la daremos».

La Justicia de Nicaragua condenó en febrero a monseñor Rolando José Álvarez a más de 26 años de prisión por cargos de menoscabo en perjuicio del Estado de la República y la sociedad nicaragüense, y propagación de noticias falsas. Al carecer de representación legal, el obispo no pudo defenderse de las acusaciones.

El 28 de junio, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó al Estado de Nicaragua liberar “inmediatamente” a Álvarez. El tribunal le dio plazo hasta el 7 de julio para que las autoridades le informen sobre la situación del religioso.

CNN se contactó con el Consejo de Comunicación y Ciudadanía de Nicaragua y aguarda respuesta.

Gabi Plana y Javier Romero colaboraron con este informe