(CNN Español) — Nueve personas fueron asesinadas a balazos por desconocidos en la comunidad hondureña de El Portillo de La Mora, departamento de Comayagua, informó el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Miguel Martínez Madrid.

El funcionario agregó que ocho de las víctimas eran hombres, una mujer y un menor de edad. Ocho de los muertos eran de la misma familia.

Regresaban en un vehículo a su comunidad, procedentes de la ciudad de Comayagua, en la zona central de Honduras, cuando fueron emboscados por los delincuentes, apuntó el funcionario policial.

Madrid dijo que un equipo especial de la Secretaría de Seguridad está en la zona y que las autoridades ofrecen una recompensa de casi US$ 13.000 a quien brinde información de los responsables del ataque.

Esta es la segunda masacre que se registra en menos de 48 horas en el país. El pasado sábado, en la ciudad de Comayagüela, siete personas fueron asesinadas en un hotel, sin que hasta el momento se haya identificado a los criminales.

La presidenta Xiomara Castro reaccionó en sus redes sociales y pidió a la Secretaría de Seguridad resultados en la próximas 72 horas, al señalar «no es posible que estemos bajo ataque del crimen organizado en constantes masacres y feminicidios, entre otros. ¡Exijo contundentes acciones y resultados»!.

Se terminó el tiempo de espera, señaló la mandataria.

Castro aseguró que a la Secretaría de Seguridad se le ha dado todo lo que han pedido, incluso la aprobación del estado de excepción para combatir el crimen organizado.

La directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Migdonia Ayestas, dijo a CNN que con este hecho ya son nueve las masacres perpetradas en lo que va de 2023 en el país.

Ayestas asegura que el año pasado se registraron 50 masacres en las que perdieron la vida 185 personas en Honduras.

En un comunicado, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) pidió a las autoridades realizar las investigaciones que lleven a la identificación de los culpables de las masacres y se les aplique la ley.

El Conadeh mencionó que el “clima de terror” que se vive en Honduras contribuye a que muchas familias se desplacen de sus lugares de residencia por temor a perder sus vidas.

El Conadeh estima que, de 2010 a la fecha, suman cerca de 1.158 matanzas de tres o más víctimas, con al menos 4.230 homicidios. Según sus datos, más del 95% de esos casos quedan impunes.

El Gobierno de la presidenta Xiomara Castro implementó desde diciembre el estado de excepción parcial en varios municipios del país, incluyendo el Distrito Central donde se ubican las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela. Según fuentes oficiales, la vigencia de la medida fue ampliada con el objetivo de “combatir la extorsión y los delitos conexos que cometen grupos de criminales organizados”.