El canal de Panamá limitará el tránsito de buques que pasan por las nuevas esclusas como medida preventiva para el ahorro de agua, debido al impacto por la sequía prolongada y el fenómeno de El Niño. La restricción, que se suma a la reducción de calado, o al límite de carga, que se implementa desde principios de este año, empieza a preocupar en la industria marítima por sus posibles impactos en el comercio mundial.