(CNN) — Con una capacidad para 100 furgones, cada martes y viernes operará un ferry entre Costa Rica y El Salvador a partir de agosto y desde El Salvador cada lunes y jueves.

Así lo confirmó el ministro de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica Luis Amador, quien aseguró que el servicio, busca transportar las mercancías de una forma más rápida y económica.

Amador dijo que el primer viaje se realizará entre el puerto de La Unión en El Salvador para llegar a puerto Caldera en Costa Rica un día después, una operación que según el jerarca “mejorará la competitividad de ambos países a nivel regional, al establecer una nueva ruta de exportaciones e importaciones”.

El ferri le pertenece a la corporación panameña con socios alemanes, Blue Wave y, en Costa Rica, la representa Transmares, así lo confirmó a CNN Alejandro Vargas, gerente del servicio en esta compañía. Vargas dijo que el primer viaje desde Costa Rica se realizará el 11 de agosto a las 8am, mientras que la Asociación Salvadoreña de transportistas Internacionales de Carga (ASTIC) informó a la prensa de este país que el primer viaje desde El Salvador se efectuará 8 de agosto.

Francisco Quirós vicepresidente de la Cámara Nacional de Transportistas de Carga de Costa Rica, CANATRAC, dijo a CNN que el servicio lo recibe el sector como una buena noticia, porque amplía las posibilidades que ya existen; pero que solo una vez en marcha se podrá determinar con exactitud si realmente implica un ahorro en costos y en trámites. Agregó que el ferry siempre se ha valorado como una opción cuando se presentan protestas o conflictos a nivel centroamericano, pero es hasta ahora que se materializa, porque la logística y el presupuesto para que opere siempre han sido un obstáculo.

En un comunicado de prensa el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), informó que el servicio será los lunes a las 11am y los jueves a la 1pm desde El Salvador y los martes a las 6pm y los viernes a las 8 am desde Costa Rica.

Costo del viaje Vargas explicó que las tarifas hacia un solo destino van desde los US$1.145 a los US$1.360 por unidad completa, es decir cabezal y remolque, incluyendo el conductor, así también se especifica en una presentación a los clientes potenciales de la empresa. Se estima que el recorrido es de 360 millas náuticas en un buque construido en Alemania de carga rodada y pasajeros con carriles de 3 metros de ancho y altura de 4,80 a 5 metros.

Transmares asegura que, comparándolo con el servicio terrestre, los tiempos en el traslado de mercancías pasarían de 96 a 18 horas en la misma ruta. Vargas dijo que ya con el servicio de carga consolidado, lo que esperan se logre en unos 6 meses, pasarán a la segunda etapa dirigida al turismo y al mismo tiempo aumentar la frecuencia a tres viajes por semana. El Ferry tiene capacidad para 200 pasajeros, con 73 cabinas de 2, 3 y 4 literas, áreas comunes que incluyen restaurante de autoservicio y red de Internet inalámbrica.

En una entrevista para al medio local salvadoreño Frente a Frente, el presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma de El Salvador (CEPA), Federico Anliker el jueves pasado, confirmó el inicio de las operaciones en agosto. Dijo que es un proyecto que tiene 30 años que dejará menos huella de carbono, menos congestionamiento en las aduanas y reducirá el tráfico. Agregó que el tránsito va a fluir, sobre todo por los problemas geopolíticos “que se han visto o que se pueden avecinar del lado de Nicaragua, cuando han cerrado aduanas, o fronteras”.

Según el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (INCOP), más del 95% del comercio en Centroamérica utiliza el transporte terrestre a través del Corredor Pacífico, con un estimado de transacciones intrarregionales que supera los US$ 9.745 millones, por lo que con esta opción se inicia “un nuevo corredor centroamericano”.