(CNN Español) — El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, dijo que “congelaba” la medida de ampliar la jornada laboral para policías a seis días trabajados por cuatro libres, tras las protestas de grupos de agentes fuera de servicio registradas este jueves y viernes en varias zonas del país.

Al anunciar que el cambio de horario ya no entraría en funcionamiento, el mandatario dijo que los policías no tenían que manifestarse más, porque ya los había escuchado.

Agregó que visitó la delegación policial de Sagrada Familia, un barrio de San José, donde conversó con varios policías sobre el malestar que generaba la modificación.

“Una madre me dijo: Presidente sí, yo lo quiero hacer, soy patriota, pero ¿cómo pago los dos días extras de cuidados de mis niños?, una madre policía. Y decidí sobre la base de eso, congelar la medida de seis por cuatro”, dijo.

La medida suspendida, que se anunció el miércoles por un período de seis meses y sin compensación salarial, modificaba el horario de trabajo de todos los agentes de la fuerza pública, que han alternado jornadas de tres días trabajados por tres libres, y seis días trabajados por seis libres. La modificación era parte del plan para enfrentar la delincuencia Costa Rica Segura, y pretendía llevar a las calles a 9.500 policías, lo que representa el 75% de ellos.

El ministro de Seguridad, Jorge Torres, dijo que había mantenido un día de trabajo con los representantes de los policías, donde se acordó no tocar los roles y “trabajar en una nueva propuesta consensuada”.

El secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), Albino Vargas —que tiene entre sus afiliados a unos 4.000 policías—,había comentado a CNN que saben la difícil situación que enfrenta el país en materia de inseguridad, pero que el cambio afecta los períodos de descanso de la policía, que “ha dado la milla extra”, con limitación de recursos y salarios “congelados”.

Vargas agregó que ya habían manifestado a las autoridades las inconveniencias de un cambio de jornada, durante una reunión previa y en una carta enviada el 15 de abril pasado al viceministro de seguridad, Daniel Calderón.

Se desconoce el número de participantes; la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) dijo a CNN que se trata de actos “espontáneos”. La ANEP participa en las conversaciones con el ministro de Seguridad, aunque dicen que no son parte del grupo que convocó la marcha.